Skip to content

Cuatro ‘perroflautas’

Ayer los ciudadanos volvieron a ser protagonistas de su historia. Cientos de miles de personas salieron a las calles de 60 ciudades españolas para pedir lo que hacía tiempo que se comentaba entre susurros: Democracia Real Ya. La plataforma convocante, con el mismo nombre, se hizo famosa hace un mes con la primera marcha que dio comienzo al movimiento 15-M, pero si aquélla fue un logro, la de ayer ha de calificarse como un éxito sin precedentes. Según fuentes policiales, en Zaragoza 20.000 personas secundaron la protesta, en Madrid 37.000, en Valencia 25.000 y 30.000 en Canarias, entre otras ciudades. Y eso, teniendo en cuenta que son cifras calculadas por las autoridades, que siempre suelen mirar hacia abajo.

Por si esto fuese poco, el Mediterráneo nos revuelve las melenas con un soplo de brisa fresca: al menos 100.000 personas –los organizadores hablan de 260.000– unieron sus descontentos en la manifestación de la capital catalana. Y es que por esas tierras la molestia generalizada se hace patente. Artur Mas, Presidente de la Generalitat de Cataluña desde el pasado 22 de mayo, se ha propuesto llevar a cabo una serie de medidas económicas que, a golpe de tijeretazo, van a recortar todavía más los derechos sociales de la Comunidad Autónoma.

No obstante, si los votantes así lo quisieron, que así sea, ¿verdad? Es cierto. No cabría otra que resignarse si el líder de CiU hubiese llevado entre sus promesas electorales alguna de las medidas que ahora quiere aplicar. Pero Mas, lejos de advertir a los ciudadanos, les garantizó que no acortaría el Estado de bienestar y, cuando llegó al poder, ¡sorpresa!: un déficit “más grande de lo esperado” le obligó a tomar decisiones para las que no había sido elegido.

Calle Alfonso Zaragoza, 19-J - FUENTE: Digiperiodismo

Calle de Alfonso, Zaragoza, Manifestación DRY 19-J - FUENTE: Digiperiodismo

De ahí que entre 200.000 y 300.000 ciudadanos de todas las edades e ideologías saltasen a la calle ayer al grito de “¡Que no nos representan!” y “Se vende: Estado del Bienestar”. Pese a esta clara victoria de la democracia en un país en el que el 33% de la población en edad de votar se abstuvo, muchas voces se empeñan en desprestigiar un movimiento que nace precisamente de las raíces de la soberanía de los gobernantes: la sociedad civil. El diario La Razón no hizo una excepción en esta ocasión y hoy, en el titular de su portada, ha dejado ver a las claras que su objetivo no es informar, sino deformar la realidad para que se adapte a sus conveniencias. La cabecera de la portada de hoy, lunes 20 de junio, dice así: “22.971.350 votantes el 22-M, 125.000 manifestantes el 19-J”. Por un lado, ¿de dónde ha obtenido las cifras este periódico? Incluso sumando los datos más pesimistas, el resultado es sobradamente mayor a 125.000. Por otro, ¿trata de insinuar LaRazón que los “125.000” indignados no fueron a votar? Quizás lo más razonable sería convocar una manifestación ‘Anti15-M’… ¿llenarían los casi 23 millones de votantes las calles de todo el país? Lo dudo.

Junto con este titular, el periódico publica una foto de la plaza de Neptuno de Madrid, donde se aprecia cómo aparecen varias personas borradas chapuceramente con la varita mágica del Photoshop. Un decapitado manifestante se pasea entre la multitud mientras una ligera mancha de una capa del programa fotográfico oscurece la calzada. La Razón publica en su web una explicación, en imágenes de pequeño tamaño, del “error técnico”. Desde luego, con medios de comunicación como éste, que manipulan y desinforman sin ningún pudor, no sorprende que nuestra democracia avance gateando y en pañales.

Portada de 'La Razón', lunes 20 de mayo de 2011

Detalle de la portada de 'La Razón'

Detalle de la portada de 'La Razón'

La violencia es el miedo a los ideales de los demás

En estos momentos siento vergüenza, frustración, lástima. Desesperanza.

Vergüenza de pertenecer a un país que sólo sabe responder a una protesta ciudadana y pacífica con el garrote.

Frustración porque nuestros políticos no han comprendido nada de estas casi dos semanas de gritos en silencio, porque se han tapado orejas y ojos y han tratado de no escuchar el sonido de una voz que no están acostumbrados a oír: la del ciudadano.

Lástima de que un colectivo de ciudadanos como cualquier otro, el de los policías, no haya sabido decir “no” a quienes, desde arriba, han mandado acabar de raíz con el problema que les planteaba un grupo de gente cada vez más numeroso pensando por sí mismos. Pena porque el Cuerpo de Policías no ha cumplido la función por la que se depositó poder en él, que es la de proteger al ciudadano, y ha causado más de 120 heridos, 37 de ellos mossos d’escuadra.

Desesperanza porque Gandhi, padre, junto a Thoreau, de la desobediencia civil, está hoy más acertado que nunca: “la violencia es el miedo a los ideales de los demás”, decía hace cincuenta años. Y mientras el miedo cunda y no el respeto, la democracia, que es cosa de todos, seguirá escondiéndose velada bajo el omnipresente manto de la partitocracia.

Les pido disculpas por una entrada que se aleja tanto del formato habitual de Digiperiodismo. Pero, dadas las fotos, noticias y vídeos que he podido rescatar de internet, me considero incapaz de tratar el tema como una noticia más. Hasta aquí, mi voz; ahora que cada cual juzgue por sí mismo… pero que lo haga dejando sus vísceras en un rincón.

Un antidisturbios ataca a un minusválido - FUENTE: Flickr, "acampadabcnfoto"

Todo o nada

90 minutos separan al Real Zaragoza de la tierra o del infierno. Y digo de la tierra porque para un equipo que ha levantado grandes títulos la primera división no puede ser nada más que su hábitat natural. Volverán aquellos días en los que un hombre con las barras de Aragón en el brazo alce, junto a miles de zaragocistas, una copa al cielo. Desde allí,la Virgendel Pilar mirará a su pueblo orgullosa de su equipo. Insisto en que volverán, aunque de momento donde hay que retornar es a la realidad, por más dura que ésta sea.

Ya escribí hace poco un artículo analizando la penosa gestión tanto deportiva como económica de los inefables dirigentes del Real Zaragoza. No voy a repetirlo hoy. Ahora es tiempo de mirar hacia otro lado, hacia el césped, aunar fuerzas y remar todos juntos en la misma dirección. Sólo así un barco que da cabida a una ciudad entera conseguirá no hundirse y llegar hasta la orilla.  Ya habrá tiempo a partir del lunes para pedir responsabilidades. No duden que la salida de Agapito Iglesias, una vez deje de ser un estorbo en las elecciones autonómicas, será inminente. A partir de ahí, todos tendremos que hacer un esfuerzo por recuperar la dignidad perdida.

Pero esto todavía queda muy lejano. El zaragocismo cuenta ansioso las horas, minutos y segundos que restan hasta las diez de la noche del sábado 21 de mayo de 2011, día que, para bien o para mal, formará parte de la historia de un club con 79 años de vida. Las 37 jornadas anteriores quedarán reducidas a un único partido, una final en la que sólo vale ganar, ganar y volver a ganar, como diría Luis Aragonés. Otros cinco equipos pueden ocupar la última de las plazas de descenso, por lo que los rumores sobre los más que probables maletines se han disparado. No hay duda de que el Levante, ya salvado, saltará al campo primado de pies a cabeza. Que nadie tema. El dinero nunca puede ser mayor motivación que el honor de unos jugadores que se han dejado la piel por estos colores y de una afición que no va a abandonar a los suyos, porque sólo las ratas se bajan del barco cuando se está hundiendo.

Entre 6.000 y 7.000 aficionados se desplazarán a Valencia para acompañar a su equipo. Las colas en las oficinas del club están siendo destacadas en todos los medios a nivel nacional. Pocos fuera de Aragón esperaban una reacción así de una entidad condenada al fracaso. Sin embargo, no es la primera vez, ni será la última, en la que el público deLa Romaredase crezca en las situaciones más complicadas para dar a todo el mundo futbolístico una lección de amor a sus colores. Colores que, el sábado, teñirán la capital del Turia de azul y blanco.

Quedan 90 minutos. Dos horas de partido y todo se habrá dilucidado. Resulta complicado predecir el resultado, pero una cosa está clara. Mientras el balón esté en juego, la marea blanquilla no dejará, ni por un segundo, de alentar a sus once guerreros. Guerreros que sentirán la fuerza de todo un pueblo, el peso de una ciudad que ha visto caer sus casas una a una y se ha levantado de nuevo hasta ganarse el sobrenombre de Inmortal. Cuando el colegiado andaluz Fernández Borbalán indique el final del duelo, las lágrimas, ya sean de felicidad o de pena, aflorarán en los rostros de los seguidores maños. Aficionados que, en la alegría o en la tristeza, cortarán el viento del Ciudad de Valencia con un único grito…

¡ZARAGOZA NUNCA SE RINDE!

La afición zaragocista invadirá Valencia.

Éxito sin etiquetas

Ayer tuvo lugar la esperadísima manifestación convocada por ¡Democracia Real YA!, iniciativa ciudadana organizada vía Internet no adscrita a ninguna corriente ideológica, partido, sindicato o colectivo. Parte del equipo de Digiperiodismo estuvo en la de Zaragoza, cumpliendo una doble función: por un lado, reporteros; por otro, ciudadanos.

El evento comenzó a las 18 horas en las escaleras del Paraninfo. El grupo de manifestantes fue avanzando por Paseo Independencia, Calle del Coso y Calle Alfonso, para acabar sobre las 20 horas en la plaza del Pilar. Dichas calles, junto a Paseo Pamplona, fueron cortadas por la policía, que en todo momento hizo guardia en los límites del trayecto de la manifestación. Se podían ver multitud de pancartas, casi todas haciendo referencia a la precariedad laboral, el desempleo y los males del liberalismo económico; unas pocas pedían un estado laico, y también hubo alguna bandera tricolor y estrelada aragonesa.

La repercusión mediática en la prensa nacional de esta serie de manifestaciones organizadas en toda España ha sido escasísima en relación a su relevancia. Únicamente El País, Público y El Mundo han dedicado algo de espacio en portada a esta noticia. Los periódicos regionales no han sacado la manifestación en portada, aunque sí que han dado cuenta de ella en las páginas interiores. Los medios de información alternativa sí han cubierto extensamente el suceso, así como multitud de blogueros y usuarios de redes sociales: en la manifestación había más cámaras de fotos que carteles.

¿Se puede hablar de éxito? Relean el titular y juzguen ustedes mismos:

  • La Calle Alfonso se llenó por completo, a lo largo y ancho de toda su extensión.
  • No hubo ningún incidente violento.
  • Ningún partido o sindicato encabezaba el evento.
  • Hubo gente de todas las edades, clases sociales y colores.
  • No regalaban bocadillos ni actuaba nadie.

Y para que contrasten, unas cuantas fuentes de interés:

(Animamos a los lectores a que nos dejen en los comentarios enlaces a noticias publicadas en otros medios y blogs relacionadas con la manifestación de “¡Democracia Real YA!” en Zaragoza)

Y para acabar, unas fotos del evento (más en nuestro flickr):


“Sin preguntas, por favor”

En cualquier manual sobre periodismo aparecerán las cualidades que ha de tener alguien que quiera dedicarse al oficio. Sin duda, se nos hablará de conciencia crítica, interés por el mundo que nos rodea, capacidad de síntesis… La lista sería interminable, pero siempre habrá un lugar destacado para la formulación de buenas preguntas. Durante siglos, tirar de la lengua hasta arrancar una verdad ha sido la única forma de conseguir una buena información.  Eran tiempos en los que tratar de alumbrar la oscuridad podía costar la vida. Sin embargo, con esfuerzo, acababa por aparecer alguien dispuesto a contestar. La misma situación se mantiene en la actualidad en buena parte del planeta.  Por fortuna, en otra porción del globo la libertad de prensa, que celebró ayer su día mundial, goza de una salud más fuerte.

O, al menos, eso parece. En España, esta faceta del periodista de preguntar a todas horas no gusta demasiado. Es una patología general, pero los políticos se llevan la palma. Las típicas ruedas de prensa están perdiendo su esencia. Lejos queda ya la idea de un individuo de interés público sometido a las cuestiones de turno planteadas por periodistas de signo muy distinto. Frente a ello, se está extendiendo una peligrosa costumbre, que no es otra que la citación a los medios de comunicación para la lectura de un comunicado sin admitir preguntas. Como forma de dar a conocer los propósitos de un partido político, de una empresa o de cualquier otra  entidad, este sistema resulta, desde luego, muy válido para el emisor del mensaje.  Ni qué decir tiene que la comodidad para el gabinete de prensa de dichas organizaciones es inmensa, pues son sus jefes los que realizan el trabajo que a ellos les corresponde. Pero el círculo de ventajas no es completo, ya que hay un gran damnificado, el periodista y, tras él, la sociedad.

Semejante costumbre, que no por repetida resulta positiva, ha conseguido lo impensable: unir al variopinto colectivo periodístico de nuestro país. Una vez más, las redes sociales han servido para impulsar una idea y convertirla en iniciativa oficial. Fue el periodista Antón Losada, colaborador de medios como TVE o la CadenaSerel que propuso a través de su Twitter boicotear las ruedas de prensa en las que no se permitan preguntas. En poco tiempo, el movimiento fue creciendo, hasta el punto de que los comentarios en #sinpreguntasnocobertura se convirtieron en trending topic o tema más seguido del momento. En vísperas de elecciones, la cosa se ha puesto seria cuandola FAPE (Federación de Asociaciones de Periodistas de España) se ha sumado a la revuelta, pidiendo a las editoriales de los medios que no envíen a sus trabajadores a ruedas de prensa en las que no se les va a permitir preguntar.

 

El llamamiento lo hizo la presidenta de dicho colectivo, Elsa González, quien dio lectura a un manifiesto en el que se abogaba por presionar a los poderes públicos para evitar esta limitación al ejercicio de la profesión, que reduce la figura del periodista a la de un mero transcriptor de lo que le quieren contar. González pidió unidad a todos los medios para hacer frente a “todo un rosario de atropellos que convierten la información política en un producto propagandístico, dirigido y de dudoso interés para las audiencias”. Se puede decir más alto, pero no más claro.

Veremos en qué queda todo esto. Será complicado, por no decir imposible, que los grandes imperios mediáticos secunden esta campaña. Quizá haya demasiados favores que agradecer y se siga aceptando una mordaza que, en gran parte, se impone desde los propios medios. Es ahora cuando el periodista, sin voz, tendrá que apelar a lo único sobre lo que no se puede imponer ninguna restricción, su conciencia.

Motivos para indignarse

Son muchos y están indignados. La calvicie, el acné, la madurez y la orientación política no es una barrera, sino un aliciente a la fuerza de algo mucho más potente que les une: la indignación. Todos ellos quieren decir basta a este baile de máscaras en que se ha convertido la política del siglo XXI, dejar de ser marionetas de la economía que se mueven sobre un suelo de naipes fabricado por el dinero. Hartos de mirar para otro lado, han decidido actuar, y lo van a hacer ya.

Stéphane Hessel es alguien a quien se debe tener en cuenta. Con noventa y cuatro años ha escrito el best-seller que ha revolucionado medio mundo, ¡Indignaos!, un pequeño ensayo publicado en Francia en octubre de 2010 donde hace un llamamiento a la insurrección pacífica. No es de extrañar, pues la vida y la experiencia le han mostrado cómo actuar ante el despotismo del poder. Nacido en 1917, se enroló a la Resistencia contra el ejército nazi durante la invasión de Francia en la II Guerra Mundial, y formó parte de la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Stéphane Hessel sabe bien, pues, de lo que se habla.

“La peor actitud es la indiferencia”, proclama en el tercer apartado de su libro. Ésta es, para el activista francés, la principal tapia que los jóvenes de hoy han de saltar para conseguir el cambio. Lo siguiente será encontrar un motivo por el que indignarse, un motivo que, aunque no resulte tan evidente como el de su época –la lucha contra el fascismo, contra el totalitarismo de Stalin, contra el colonialismo francés… todos ellos con un enemigo claro: la amenaza de la dignidad humana–, no es difícil de encontrar.

Stéphane Hessel en la presentación de su libro - FUENTE: GoogleImg

Como consecuencia de la burbuja financiera que estalló en el año 2008, la brecha entre los más pobres y los más ricos es hoy más grande que nunca. Políticos, banqueros, economistas y altos cargos de casi todos los Estados desarrollados del mundo tomaron decisiones poco ortodoxas, buscaron el beneficio rápido y no pensaron en las consecuencias que tendrían en el futuro. Arriesgaron demasiado para obtener los máximos beneficios y llevaron las economías nacionales y familiares a la quiebra. Sin embargo, han sido sus propias víctimas quienes les han tendido la mano para que se recuperasen, por medio del Estado que, al fin y al cabo, somos todos. Los bancos y las empresas ayudadas por los gobiernos no han perdonado las deudas de quienes se han quedado sin trabajo. Tampoco, por supuesto, van a devolver, ni se les exige que lo hagan, los millones de euros que se les concedió para que hiciesen frente a sus compromisos.

Como el propio Stéphane Hassel afirma, “nos hemos encontrado con la crisis, pero no ha servido para iniciar una nueva etapa de desarrollo”. Se ha demostrado que el actual sistema de capitalismo voraz es insostenible, que la desregularización de la economía sólo lleva al caos. Pero desde arriba nos hacen creer que la culpa es nuestra porque trabajamos poco, y para ayudarnos a mantener nuestro sistema de sanidad, educación y subsidios sociales, nos amplían la edad de jubilación. Nuestros diputados, mientras tanto, sólo tendrán que trabajar durante siete años para cobrar la pensión máxima… ¿Indignado?

Pero esto no acaba ahí: los casos de corrupción se han disparado y sólo con la trama Gürtel 43’2 millones de euros han desaparecido de las arcas públicas, pero no es la única ni, de no cambiar las cosas, lo será. PSOE, CiU e Izquierda Unida son los que les siguen en el macabro ranking de hurto a la sociedad, y ninguna de las cuatro fuerzas políticas va a eliminar a todos sus candidatos a las urnas con sospechas judiciales por corrupción. El dinero robado no se recuperará, pero es posible evitar que ocurra de nuevo: el patrimonio de los cargos públicos debe ser transparente y estar vigilado por todos. La irresponsabilidad de unos pocos la pagamos la mayoría.

Viñeta de El Roto - FUENTE: El País

Hassel también arremete contra el poder egoísta del dinero, con más fuerza si cabe que en épocas pasadas: “El poder del dinero nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde sus propios siervos hasta las más altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos y de los altísimos sueldos de sus dirigentes, pero no del interés general”. Según el autor de ¡Indignaos!, éste es el opio del siglo XXI, una fuerza alienante que hemos creado los seres humanos para después someternos a su dictado en lugar de utilizarlo para nuestro beneficio. Para salvar la economía estamos destruyendo nuestra calidad de vida, y eso no lo debemos permitir. No nosotros, los jóvenes, y no ahora.

Por todo ello, para el día 15 de mayo, en 35 ciudades de España, ha sido convocada una manifestación que, esperemos, dará mucho que hablar. La organiza un grupo de personas sin filiación política a ningún partido, todos ellos en calidad de “ciudadanos disconformes con el actual sistema político y económico”, según reza en su página web. La finalidad es decir no al futuro que nos han impuesto de la noche a la mañana y demostrar que las tijeras que acotan día a día nuestros derechos y libertades nos pinchan al cortar. Porque motivos para indignarse, los hay.

Cartel Manifestación DEMOCRACIA REAL 15 Mayo

Algo más que dinero

 

La crisis económica sigue galopando por todo el globo sin medidas capaces de hacerle frente. La responsabilidad de semejante retroceso financiero es compartida por gran número de actores tanto empresariales como individuales. Sin embargo, lo que es innegable es que numerosos bancos en cada país del mundo han aportado su granito de arena hasta formar una montaña cuya cima se pierde entre las nubes. Múltiples inversiones arriesgadas y sin control de ningún tipo se han convertido en un obstáculo insalvable para algunas cajas de ahorros. España no es la excepción. Varias cajas ya han sido rescatadas y otras tantas se encuentran en peligro de serlo. Este desenlace, por común, parece inevitable, pero no lo es. Existe otra manera de invertir los ahorros de las personas. Un modelo de banca ética que está demostrando ser más que viable.

 

Triodos Bank nació en los Países Bajos en 1980. Con él, vio la luz el proyecto de cuatro economistas y juristas que desarrollaron la idea de utilizar el dinero de forma responsable para conseguir un futuro mejor. Frases similares se repetirán a diario en otros muchos bancos, pero los actos hablan por sí mismos. Durante 31 años, este innovador sistema ha financiado miles de proyectos en beneficio de las personas y del medio ambiente. Ecología, educación, infraestructuras o agricultura han sido algunos de los sectores más ayudados. Todas estas iniciativas se pueden ver una a una explicadas detalladamente en la web de la entidad.

Imagen de Triodos Bank en España

Y es que la transparencia es otra de las banderas de Triodos Bank. Además de las acciones en las que ha sido invertido el dinero y la cantidad empleada, se puede acceder libremente a los balances de cada año desde la misma página web. Sin duda, es una buena forma de que los clientes conozcan dónde va su dinero y para qué se emplea, viendo como sus ahorros contribuyen al bien social.

La novedad de la banca ética ha conseguido atraer a un gran número de personas. Más de 285.000 clientes en Europa ya han confiado en ella, cifra que duplica la de tan sólo cinco años atrás. En 2004 Triodos Bank llegó a España, y hoy ya se encuentra en varias de las capitales más importantes. No son pocos aquellos que, hartos de la especulación y el oscurantismo, buscan refugio en esta alternativa. No obstante, no hay que olvidar que un banco es un negocio. Los resultados no son malos, con 11,5 millones de euros de beneficio el pasado año.

En definitiva, este fenómeno es la prueba de que banca y ética no deben ser palabras contrapuestas. Es posible, incluso en tiempos complicados como los actuales, asegurar el dinero de los clientes y apostar por el bien común. De este modo, cada euro que entra en Triodos Bank adquiere un valor humano que supera con creces el material.

Una del oeste

Arizona es una tierra árida, de vaqueros e indios, de cactus, reptiles y chacales, de chumbera y yuca. Es una de las regiones más sureñas de los Estados Unidos de América, con una sociedad enraizada en un pasado de esclavitud y un presente de inmigración. Es, sin duda, un espacio peculiar que está delimitado por una línea en el mapa pero también por una línea mental que determina la forma de pensar de sus pobladores. Allí, el sol calienta casi tanto como durante el estío de los Monegros. Pero a sus habitantes el calor parece sentarles todavía peor que a nosotros, o eso parece señalar la ley recientemente aprobada, que permite a los alumnos universitarios portar armas en los campus del estado del Sur.

La medida la aprobó el jueves la Cámara estatal, de mayoría republicana, con 33 votos a favor y 24 en contra, con una finalidad que, según el conservador David Gowan, no es otra que “que la gente se defienda”. La ley sólo deberá superar la aprobación de la gobernadora del estado, Jan Brewer, defensora del derecho a la posesión de armas, por lo que, previsiblemente, la carta será firmada sin mayores sorpresas.

La ‘nueva libertad’ se comenzó a plantear tras la mayor matanza universitaria de la historia de los Estados Unidos, en el campus de Virginia Tech, donde un estudiante inició una masacre en la que murieron 32 personas y 29 fueron heridas. De ahí que la polémica se instaurase en la agenda política de los gobernadores con el fin de que, si sucediese de nuevo algo similar, los universitarios estuvieran protegidos con una pistola. No obstante, es un hecho que el fácil acceso a armas está directamente relacionado con la delincuencia y la criminalidad, por lo que la más obvia solución ante el problema sería la prohibición de poseer armas de fuego. Pero la Asociación Nacional del Rifle –ANR– juega muy bien su papel: vela por los principios del liberalismo, libertad (para tener propiedad) y seguridad (para garantizar la propiedad), y despierta un vuelo de masas en cada discurso público al pellizcar la vena patriótica de los yanquis de bandera e himno.

Matanza en el campus del Virginia Tech

Aunque resulte sorprendente, Arizona no es el primer estado en permitir una ley de este tipo, e incluso su iniciativa resulta algo descafeinada al lado de la de Utah. El gobierno de esta región, al norte de Arizona, impulsó una medida similar por la cual no los estudiantes no sólo podían portar armas en los lugares públicos y abiertos de las universidades, sino también llevarlas escondidas y cargadas en las aulas.

Sólo en una sociedad donde las libertades son muchas pero las obligaciones, como la de respetar al otro, parecen insignificantes, se comprende la sentencia del propio Gowan, representante republicano de la Cámara del estado de Arizona: “el objetivo de llevar un arma es poder defenderte del agresor”. En un campus académico, donde debe respirarse un sano ambiente de libertad y sabiduría, surge una inevitable pregunta: defenderse… ¿de qué?, ¿de quién? De quienes han comprendido el verdadero sentido de la universidad, que no es otro que el libre fluir de ideas entre personas ‘adultas’ para desarrollar las capacidades críticas y democráticas de la sociedad.

Pero éste no es un hábito arraigado en la Nación de las Oportunidades, donde están muy acostumbrados a tropezar más de dos veces con la misma piedra. No es de extrañar, pues, que fuera precisamente en Arizona donde, dos meses atrás, se produjo el tiroteo de Tucson, en el que seis personas perdieron la vida y catorce resultaron lesionadas, entre ellas la congresista demócrata Gabrielle Giffords. Tampoco el gobierno de Obama hace nada por mejorar la situación de un país donde, en los últimos dos meses, han dejado de existir cerca de dos mil personas por culpa de las armas de fuego. No obstante, estas cifras no significan nada por sí solas: en España, que está en lo más alto del ranking europeo de muertes de este tipo, fueron cuatrocientas las víctimas que cayeron el año pasado bajo el dictado del más fuerte, que, ¿será casualidad?, disparó una pistola.

No hay más vuelta de tuerca: cuando la pistola encañona a la palabra, o cierra la boca o pierde la vida. El Cañón del Colorado será testigo mudo de cuantas personas deban debatirse entre callar o mirar al frente y decir lo que piensan sin importarles adónde les llevarán sus palabras.

BREVE HISTORIA IDEOLÓGICA MILITAR DE LOS ESTADOS UNIDOS, de Michael Moore: http://www.youtube.com/watch?v=RJLglKyYumc

¿Quién quiere viajar en clase turista?

Por una vez, PP y PSOE se habían puesto de acuerdo. No, no es ninguna broma, lo hicieron. La broma es el motivo de este acuerdo.

Los eurodiputados votaron el miércoles para decidir si se aprobaba una nueva enmienda por la cuál los miembros de la Eurocámara deberían volar en clase turista en aquellos viajes de menos de cuatro horas de duración. En esta enmienda también se incluían las normativas de no acumular dietas o congelar sus sueldos en 2012. La medida fue rechazada.

 

Los representantes parlamentarios de PP y PSOE votaron en contra de la aprobación de esta enmienda, a excepción de la popular Rosa Estarás. Poco les duró; al día siguiente y visto el rechazo de la opinión pública sobre todo a través de las redes sociales, el PSOE se retractó de esta decisión de sus eurodiputados, mientras que el PP, aunque sin aclarar si cambiarían el sentido de su voto, pareció querer decir que estudiarían la medida más adelante por medio de Soraya Sáez de Santamaría.

Pero lo preocupante de este asunto no es que los representantes de un país en crisis y cuatro millones de parados quieran seguir viviendo como reyes. Lo peor es que para que la medida no fuera aprobada tuvo que haber un número elevadísimo de señoritos que no quieren mezclarse con la chusma de la clase media en un avión. No quieren mezclarse, ni soportar tener que dormir sin almohada, ni tener que pagar por leer la prensa, o andar un larguísimo pasillo hasta llegar a un baño que incluso es posible que ni funcione. Eso sin contar el dolor de rodillas que podrían tener al día siguiente. Así, ¿cómo van a sacar adelante  a Europa?.

Y es que seremos cada uno de una ideología, de un país y una cultura diferentes, pero cuando se trata de vivir bien, todos nacemos de la misma madre.

Real Zaragoza, la nota discordante del deporte aragonés

La temporada del deporte aragonés está siendo notable. El mayor éxito se lo están llevando CAI Voleibol Teruel y Aramón Club Hielo Jaca, que actualmente reinan a nivel nacional en sus respectivos deportes. Los altoaragoneses consiguieron hace algunas semanas la décima. Y no, nada tiene que ver con la décima Copa de Europa tan ansiada por el madridismo. Hablamos de la décima liga nacional de hockey sobre hielo, que convierte a los jacetanos en el equipo más laureado de esta competición. Por si esto fuera poco, también ganaron la Copa del Rey frente al FC Barcelona. El mismo trofeo, pero en voleibol se lo ha llevado el CAI Teruel, que ahora va a por su tercera Superliga consecutiva. Ambos equipos son los más representativos de sus ciudades, y en la actualidad son el orgullo del deporte aragonés.

Los jugadores del Aramón Club Hielo Jaca celebrando su décima liga

Pero lo positivo no acaba aquí. En baloncesto, Mann Filter Zaragoza finalizó la semana pasada la liga regular en tercera posición y ahora disputará frente a Ros Casares Valencia una de las semifinales del play-off por el título. En competición europea, las zaragozanas llegaron hasta cuartos de final de la Eurocup, lo que supuso una actuación bastante digna.

Otra buena noticia es la del CAI Zaragoza. A falta de 6 partidos ya podemos afirmar que jugará un año más en la ACB. Incluso queda alguna pequeña opción de llegar al play-off por el título. La temporada de los rojillos se ha visto marcada por los altibajos, pero el objetivo se ha cumplido sin apuros. Quizás haya ayudado a ello la desastrosa temporada de Menorca y Granada, que muy pronto se quedaron descolgados en el fondo de la clasificación. Además, queda para el recuerdo la victoria en el Palau Blaugrana frente al Barcelona, líder destacado de la ACB y actual campeón de Europa.

Las cosas no van del todo mal para el CAI Balonmano Aragón y Sala 10 Zaragoza. Los naranjas son sextos en Liga Asobal, y luchan por meterse en competición europea. Lo negativo llegó ayer en la copa ya que los aragoneses fueron eliminados tras perder 36-40 contra el Granollers. También en balonmano, el Obearagón Huesca es segundo en división de plata y busca el ascenso a la Asobal. En fútbol sala, los zaragozanos del Sala 10 son novenos en División de Honor e intentan alcanzar una octava plaza que les daría derecho a disputar el play-off por el título.

Ya en fútbol, la SD Huesca sigue creciendo año a año. En este momento, 10 puntos le separan de la zona de descenso, e incluso está más cerca de la zona del play-off de ascenso. En segunda B, CD Teruel y CD La Muela están haciendo un buen papel teniendo en cuenta que son dos equipos recién ascendidos. Muy meriotoria la temporada de los turolenses, que incluso rondan los puestos altos de la clasificación.

El gran momento de la mayoría de todos estos equipos que he mencionado contrasta con la complicada situación que atraviesa el Real Zaragoza, el equipo más importante y con mayor historia en Aragón. El equipo blanquillo es la nota discordante dentro de esta gran temporada del deporte aragonés. Pero aún hay solución, al menos en el horizonte deportivo más cercano. En lo institucional y económico ya veremos…  De si vende Agapito o qué hace, poco o nada se puede saber con certeza en este momento. Mucho se ha hablado, pero nada ha sucedido aún. Por eso, de momento, toca hablar de fútbol.

A tan solo un punto del descenso, el Zaragoza se juega la vida en los 8 partidos que quedan. Fuera de casa solo ha conseguido 1 victoria, por lo que se antoja muy complicado ganar en campos como Villarreal y el Bernabéu, los dos próximos desplazamientos del equipo blanquillo. Los encuentros en casa van a ser vitales para lograr la permanencia, y por ello es necesario que la afición acuda a La Romareda y apoye al equipo hasta el final, como ya hizo frente al Valencia. El club ha sacado entradas a precios populares para el partido del próximo lunes contra el Getafe. Desde 5 € prodrá acudir la gente a la Romareda. Por ello, el zaragocista no tiene escusa para no ir. Getafe, Almería, Osasuna y Espanyol… 4 partidos en los que hay que convertir la Romareda en un fortín. Si así sucede, la permanencia estará mucho más cerca.

La Romareda debe llenarse de aquí a final de temporada